AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y basada en tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurarlas o rechazarlas haciendo clic en "Configuración de cookies". También puedes aceptarlas todas pulsando “Aceptar todas las cookies”. Para más información, lee nuestra Política de cookies

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES RECHAZAR TODAS LAS COOKIES
CONFIGURAR COOKIES

¿Qué tipos de finanzas existen?

En este artículo repasaremos los distintos tipos de finanzas que suelen distinguirse en la práctica, analizando las características fundamentales de cada uno de ellos. Como verás, aunque todos comparten ciertos rasgos en común, su enfoque es muy distinto. Tanto si quieres dedicarte a alguna profesión financiera, como si solo pretendes gestionar mejor tu patrimonio, seguro que encuentras información de tu interés en las siguientes líneas. [tabla_de_contenido]

¿Cómo clasificar los distintos tipos de finanzas?

El principal criterio que se utiliza para clasificar los distintos tipos de finanzas se fija en el ámbito en el que se desarrolla la actividad en cuestión y en la propiedad del capital.
Aunque los enfoques, principios, objetivos o herramientas también puedan diferir, lo fundamental se va a tener en cuenta el entorno y la titularidad de los recursos: público o privado, individual o corporativo, etc.
Por otra parte, al mismo tiempo, también puede haber diferencias en lo que se refiere al marco legal al que deben ajustarse las actuaciones financieras. Por ejemplo, no va a ser el mismo para el sector público que para el privado. De todos modos, este segundo aspecto está directamente vinculado con el anterior.

Principales tipos de finanzas

Efectivamente, si tenemos en cuenta quién es el titular de los recursos financieros y en qué ámbito se desarrolla su gestión, podemos distinguir tres grandes tipos de finanzas:
  • Finanzas públicas.
  • Finanzas empresariales o corporativas.
  • Finanzas personales (y familiares).
Veamos las principales características de cada una de estas tres clases de finanzas:

1. Finanzas corporativas o empresariales

Este primer tipo de finanzas se centra en las actividades económicas que se desarrollan en el entorno empresarial privado. De este modo, se trata de optimizar la gestión del capital de la compañía con el objetivo de que sea lo más eficiente y productiva posible. Todo ello, en un triple sentido:
  • Obtención de los recursos: es decir, cómo se obtiene el capital para el desarrollo de la actividad empresarial de que se trate. Por tanto, nos encontramos aquí con actividades de captación de inversión privada, solicitud de préstamos o créditos, salida a bolsa, solicitud de subvenciones, etc.
  • Empleo de los recursos financieros: se trata de realizar una distribución eficiente del capital disponible entre las distintas áreas de la actividad empresarial (materias primas, instalaciones, personal, comercialización, etc.).
  • Distribución de ingresos: finalmente, los ingresos que se obtengan como resultado de la actividad empresarial deben volver a distribuirse de acuerdo con los criterios que establezca la dirección. De este modo, pueden:
    • Reinvertirse en la actividad de la empresa o en el proceso productivo.
    • Destinarse a cubrir gastos imprescindibles, ajenos a la actividad corporativa. Por ejemplo, al pago de impuestos.
    • Repartirse entre los accionistas, en forma de dividendos.
Sin duda, el área de las finanzas corporativas o empresariales tiene una gran relevancia dentro de cualquier compañía y es un área de trabajo muy interesante, con constante demanda de nuevos profesionales.

2. Finanzas públicas

Este segundo tipo de finanzas está relacionado con el uso de recursos económicos en el ámbito del sector público. Aunque sea un entorno completamente distinto al anterior, las áreas a tener en cuenta se refieren también a la obtención y uso de los recursos financieros. En este caso:
  • La obtención de ingresos se lleva a cabo, esencialmente, a través de:
    • Tributos, que son las prestaciones económicas obligatorias que deben realizar empresas y particulares a las arcas públicas, fundamentalmente en forma de impuestos.
    • Endeudamiento, a través de la emisión de deuda pública como bonos o letras del tesoro.
    • Aportaciones de otras entidades públicas (por ejemplo, subvenciones de la Unión Europea).
  • El empleo de los recursos financieros se instrumenta a través de los presupuestos aprobados por cada entidad pública. Este proceso debe llevarse a cabo teniendo en cuenta las siguientes cuestiones:
    • El objetivo debe alinearse con el interés general o con la obtención de algún bien público reconocido en las leyes. Así, por ejemplo, nos encontramos con partidas destinadas a infraestructuras de transporte, gastos de sanidad o educación, defensa, etc.
    • El procedimiento para instrumentar el gasto público ha de ajustarse a la ley y está controlado por distintos organismos de auditoría interna y externa. Además, tendrá que someterse, en su caso, al pertinente control político y judicial.
Por tanto, aunque existan ciertas coincidencias con las finanzas empresariales, tanto los objetivos perseguidos como el marco de actuación son completamente distintos. Las personas responsables de la gestión y control de las finanzas públicas, se trata mayoritariamente de empleados públicos, bajo la dirección de los órganos políticos correspondientes.

3. Finanzas personales

Como tercer tipo de finanzas, tenemos las denominadas «finanzas personales». Básicamente, se trata de la gestión del dinero que lleva a cabo un individuo o familia en su vida cotidiana. Por tanto, nos estamos refiriendo tanto a la consecución de ingresos, como a la administración de los recursos obtenidos (gastos, ahorro, etc.), gestión de deudas, etc. Tener unas ciertas nociones de finanzas personales es algo fundamental para evitar problemas de dinero a largo plazo y construir un «colchón» para imprevistos. Sin embargo, todavía existe un gran porcentaje de la población que desconoce en gran medida estas cuestiones. Un paso más allá de llevar una contabilidad básica o ajustarse a un presupuesto de gastos, se encuentra todo lo relativo a la inversión de los recursos ahorrados o la planificación de cara a la jubilación. Y es que, si queremos conseguir un cierto rendimiento, no deberíamos limitarnos a las cuentas de ahorro o depósitos bancarios.
Por suerte, hoy en día, abundan los recursos educativos sobre el tema de finanzas personales, adecuados para todo tipo de personas, necesidades y niveles educativos.
Sin duda, vale la pena dedicar un cierto tiempo y esfuerzo a aprender a gestionar mejor nuestras finanzas.

Otras tipologías de finanzas

Aunque los tres anteriores son los principales tipos de finanzas que se suelen distinguir en la práctica, también podemos encontrar referencias a las finanzas internacionales como una rama aparte. Se trata, como su nombre indica, de aquel tipo de finanzas que se desarrolla en un entorno internacional, tanto si tiene carácter público como privado. De este modo, puede abarcar cuestiones como las siguientes:
  • Intercambios financieros que se realicen entre empresas radicadas en distintos países.
  • Operaciones de inversión en mercados financieros internacionales (bolsas de diferente país a aquel en que esté domiciliado el inversor o la entidad en cuestión).
  • Actuaciones de trascendencia financiera internacional llevadas a cabo por gobiernos y otros entes del sector público.
  • Actuaciones de estudio y supervisión realizadas por instituciones financieras supranacionales, como puede ser el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, etc.
Sin duda, en un mundo tan globalizado como el actual, casi cualquier empresa o entidad puede llevar a cabo actividades que tengan un componente internacional. De ahí que sea necesario conocer las implicaciones que, a nivel financiero, contable o impositivo, pueda llegar a tener cada operación. Como has podido ver, aunque existen bastantes rasgos y principios en común, hay grandes diferencias de enfoque entre los distintos tipos de finanzas. Si este es un ámbito de estudio que te interesa, te animamos a seguir profundizando. Sin duda, la recompensa merece la pena, ya sea a nivel personal o profesional.

Contenido

    Redes Sociales

    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    Redactado por {{ autor.name }}
    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    {{ cat.cat_name }}

    Contenido

      Redes Sociales

      Fuentes y recursos de información

      Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editorial y de verificación de la información para asegurarnos de que sea preciso y confiable.

      Redes Sociales