AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y basada en tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurarlas o rechazarlas haciendo clic en "Configuración de cookies". También puedes aceptarlas todas pulsando “Aceptar todas las cookies”. Para más información, lee nuestra Política de cookies

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES RECHAZAR TODAS LAS COOKIES
CONFIGURAR COOKIES

¿Qué es el trading?

Si no sabes qué es el trading, cómo funciona, cuál es su nivel de riesgo y qué modalidades existen, en este artículo encontrarás todas las respuestas. Como verás, podría ser una buena opción para obtener rentabilidades rápidas, pero no es apto para la mayoría de inversores. [tabla_de_contenido]

Trading: ¿qué es?

Cuando hablamos de trading en términos generales, se trataría de la simple compra y venta de activos financieros. Sin embargo, de una forma más específica, suele hablarse de trading para referirse a operaciones de compraventa de activos financieros que se realizan en el corto plazo (ya sea horas, días o semanas).
A menudo, suele identificarse el trading con actividades especulativas.
Sin embargo, no siempre está clara la división entre actividades de inversión y de especulación, estableciéndose una cierta carga despectiva en esa expresión, que no siempre está justificada.

¿Qué activos se negocian en el trading?

Puede realizarse trading con una gran variedad de activos financieros. Los más utilizados son los siguientes:
  • Acciones: como sabes, se trata de participaciones en el capital de una empresa.
  • Futuros: son productos derivados referenciados a distintos tipos de activos (por ejemplo, acciones), en los que se «apuesta» al valor futuro de dicho activo.
  • Opciones: similares a los futuros, son productos que nos dan derecho a comprar o vender un determinado activo, en una fecha predeterminada y a un precio cierto.
  • ETF: son fondos de inversión que cotizan en bolsa. Por tanto, permiten invertir en una amplia cesta de acciones u otros activos, de una forma sencilla y económica.
  • Forex: es el mercado de divisas o Foreing Currencies Exchange. Es un mercado muy dinámico, de elevada volatilidad, donde se pueden ganar o perder grandes cantidades de dinero en poco tiempo.
  • Criptomonedas: las monedas digitales (como bitcoin o ether) permiten también realizar operaciones de trading, al ser activos de elevada volatilidad.
  • Materias primas: se trata de un tipo de activo típico del trading desde hace décadas.
  • Otros activos: los contratos por diferencias o CFD, los índices y otros activos también pueden utilizarse para el trading.
En cualquier caso, quizás las acciones y los derivados sean los tipos de activos más negociados en el trading a nivel mundial.

Tipos de trading

Además de los tipos de trading que se definen según el activo que se negocie (como acabamos de ver), suele diferenciarse el trading en función de su plazo. Así tenemos:
  • Scalping: es el trading que se realiza a más corto plazo, donde las operaciones pueden durar tan solo algunos segundos o minutos. Se trata de obtener pequeñas ganancias porcentuales, pero a menudo se invierten grandes importes (directamente o con apalancamiento).
  • Trading intradía o day trading: es aquel en el que las operaciones se abren y cierran dentro del mismo día. Por tanto, pueden transcurrir solo unas horas o minutos desde que se compra el activo hasta que se vende.
  • Swing trading: en este caso, se realizan operaciones que pueden abarcar varios días, semanas o, incluso, meses. Se trata de detectar y aprovechar tendencias más amplias que las propias del day trading.
  • Trading de posiciones: se habla de position trading cuando el inversor se centra en movimientos que pueden abarcar meses o, incluso, años.
De todos modos, lo más habitual cuando hablamos de trading es referirnos al intradía o al swing trading.

El análisis técnico, clave en el trading

A diferencia de la tradicional inversión a largo plazo, donde el análisis fundamental tiene un papel esencial, en el trading suele utilizarse intensamente el análisis técnico. Este enfoque analítico se basa en el estudio de gráficos e indicadores matemáticos o estadísticos, que tratan de identificar tendencias y patrones, con el objetivo de anticiparse a los movimientos del mercado. Para los defensores del análisis técnico, el precio de un activo en un momento dado refleja perfectamente todos los aspectos que afectan a la valoración de dicho activo. Por tanto, estudiando el precio y sus movimientos en el tiempo, es posible detectar tendencias en la evolución de esas cotizaciones. Aunque tiene muchos defensores, también hay importantes detractores del análisis técnico, que inciden en la imprevisibilidad de los mercados y el comportamiento no siempre racional de los inversores.

Trading y apalancamiento: un arma de doble filo

Aunque no sea imprescindible, es bastante habitual que los traders utilicen el apalancamiento en sus operaciones. Como sabes, el apalancamiento consiste en realizar una inversión en la que solo es necesario aportar una parte del importe invertido. El resto, te lo «presta» el bróker o intermediario que utilices (normalmente, a cambio de una comisión y/o interés). Por ejemplo, un apalancamiento 10 a 1 significa que estás invirtiendo 10 veces más de lo que aportas a la operación. Así, con 1.000 €, podrías comprar acciones por valor de 10.000 €. Si las acciones suben un 7% y vendes tu posición, ganarías el 7% de 10.000 €, es decir, 700 € (en lugar de 70 €). Lógicamente, a la inversa, si hubiese pérdidas del 7%, perderías 700 €. De este modo, el apalancamiento te permite multiplicar los efectos de tu inversión.
En unas operaciones que se enfocan en el corto o ultra-corto plazo, el trading  posibilita obtener ganancias considerables sin necesidad de contar con un gran capital inicial.
Sin embargo, los riesgos son también muy elevados. Así, en mercados volátiles, pueden bastar unas horas o minutos para perder todo o gran parte del capital.

Ventajas y desventajas del trading

Aunque ya hemos apuntado algunas, te resumimos las principales a continuación:

Ventajas

Los mayores puntos positivos del trading son los siguientes:
  • Permite obtener importantes rentabilidades en poco tiempo. Al operarse en mercados o activos que suelen tener bastante volatilidad, y a menudo con apalancamiento, es posible conseguir elevadas rentabilidades.
  • No requiere grandes sumas de capital, si se trabaja con apalancamiento (entendiendo sus elevados riesgos).
  • Puede ser un buen aprendizaje para conocer cómo funcionan los mercados, entrenar el aspecto psicológico, etc.
Como es lógico, saber aprovechar estas ventajas requiere experiencia, conocimientos y dedicación, como luego veremos.

Desventajas

Como principales desventajas del trading, podemos mencionar las siguientes:
  • Riesgo elevado. La mayoría de estudios estadísticos concluyen que entre el 75 y el 90% de los traders pierden dinero en el medio o largo plazo. Ganar de forma consistente es muy difícil en este estilo de inversión.
  • Falsa sensación de seguridad. El estudio del análisis técnico y el trabajo con gráficos, indicadores y datos estadísticos puede generar una falsa confianza en el inversor inexperto. No debe olvidarse que nadie puede predecir con certeza el comportamiento futuro del mercado.
  • Requiere mucha dedicación. Tanto para el estudio previo de las operaciones, como para su ejecución y seguimiento, se requieren muchas horas de trabajo por parte del inversor.
  • Desgaste psicológico. Operar en plazos tan cortos como los que se utilizan en el scalping o en el day trading puede generar un elevado estrés.
Por todo ello, el trading no suele ser recomendable para los inversores principiantes o para aquellos que no quieran dedicarle muchas horas de análisis y seguimiento diario.

Alternativas al trading: la inversión a largo plazo

Para la mayoría de personas, es mucho más recomendable invertir a largo plazo, ya sea a través de fondos o ETF o, en determinados casos, directamente en acciones. Las posibilidades de pérdidas elevadas son mucho menores que en el trading, si se siguen unas recomendaciones básicas en cuanto a diversificación y elección de activos adecuados. Ahora que ya sabes qué es el trading y cuáles son sus pros y contras, ¿te parece un estilo de inversión adecuado para ti? Si tienes claros sus riesgos y te formas adecuadamente, podría ser una vía para complementar tus ingresos. Pero, en general, no es una actividad apta para la mayoría de inversores, por eso es importante que recibas una buena formación en finanzas.

Contenido

    Redes Sociales

    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    Redactado por {{ autor.name }}
    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    {{ cat.cat_name }}

    Contenido

      Redes Sociales

      Fuentes y recursos de información

      Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editorial y de verificación de la información para asegurarnos de que sea preciso y confiable.

      Redes Sociales