AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y basada en tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurarlas o rechazarlas haciendo clic en "Configuración de cookies". También puedes aceptarlas todas pulsando “Aceptar todas las cookies”. Para más información, lee nuestra Política de cookies

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES RECHAZAR TODAS LAS COOKIES
CONFIGURAR COOKIES

¿Qué son las opciones financieras? Tipos: call y put

En este artículo descubrirás qué son las opciones financieras, qué tipos existen y cómo puedes utilizarlas dentro de tu estrategia de inversión. Como cualquier producto derivado, las opciones pueden implicar un riesgo elevado. Sin embargo, con un uso inteligente, podrían ser una magnífica forma de conseguir un extra de rentabilidad sin grandes complicaciones. Sigue leyendo para conocer todos los detalles.

Opciones financieras: ¿qué son?

Las opciones son instrumentos financieros derivados, que otorgan a su titular el derecho (no la obligación) a comprar o vender un determinado activo en una fecha predeterminada y a un precio cierto, fijado de antemano. Bien utilizadas, las opciones pueden complementar diferentes estrategias de inversión orientadas al medio o largo plazo, como luego veremos. Sin embargo, su riesgo potencial también puede ser muy alto, si no se conoce su funcionamiento en profundidad.

Elementos de las opciones financieras

De la definición que acabamos de ver, podemos deducir los principales elementos que están presentes en cualquier opción financiera:
  • Subyacente: es el activo sobre el que se ejercita la opción. Es decir, el activo que se va a comprar o vender en la fecha de ejercicio. Aunque pueden ser de distintos tipos, uno de los subyacentes más habituales son las acciones, aunque también es frecuente operar sobre índices, materias primas, ETF, etc.
  • Precio de ejercicio o strike: es el precio al que las partes se comprometen a realizar la compra o la venta del subyacente de la opción.
  • Prima: es la comisión que debe pagar la persona que compra la opción.
  • Fecha de vencimiento o ejercicio: es la fecha que se acuerda fijar como referencia para el ejercicio del derecho de compra/venta de la opción.
Además, hay que tener en cuenta que las opciones pueden ser de dos tipos, como ahora veremos.

Tipos de opciones financieras: call y put

Efectivamente, las opciones financieras pueden ser de dos tipos:

Opción call o de compra

Las opciones call son aquellas en las que el comprador adquiere el derecho (no la obligación) a comprar el activo subyacente en la fecha que se determine y al precio acordado. Por tanto, la persona que adquiere una opción call suele hacerlo porque tiene expectativas de que el subyacente suba de valor. Por ejemplo, en el caso de las acciones, cree que su cotización será más alta que el precio fijado en el contrato, cuando llegue la fecha de strike o de ejercicio de la opción. De este modo, al llegar esa fecha, pueden darse dos situaciones:
  • Que la cotización del subyacente sea más alta que el precio de strike: en este caso, al titular de la opción le interesa ejercer su derecho de compra al precio acordado. Así, habrá comprado unas acciones a un precio inferior al de mercado en ese momento.
  • Que la cotización sea más baja: aquí, al titular no le interesará ejercer su derecho de compra sobre el subyacente, por lo que dejará la opción sin ejecutar en la fecha de vencimiento. Sin embargo, tendrá que asumir una pérdida: la de la prima que haya pagado al adquirir la opción.
En cualquier caso, el titular tiene la posibilidad de revender la opción en el mercado en cualquier momento anterior a la fecha de vencimiento.

Opción put o de venta

Las opciones put o de venta son aquellas en las que el adquirente de la opción tiene el derecho (aunque no la obligación) de vender el subyacente al precio fijado, en la fecha de vencimiento. Paralelamente, la contraparte (el vendedor de la opción put) asume esa obligación de comprar el subyacente al precio acordado, en la fecha de strike. De este modo, quien compra una opción put tendrá expectativas bajistas, ya que pretende asegurarse un precio de venta que debería ser superior a aquel al que cotice el subyacente en el momento del vencimiento acordado. Al igual que en el caso anterior, si el precio fuese superior, no ejercerá la opción y, simplemente, perderá la prima pagada en el momento de adquirir la opción. Hay que mencionar que los términos por los que se denominan las opciones (call o put) podrían resultarte confusos si no tienes presente que, en ambos casos, existe una parte compradora y otra vendedora. Por tanto, puedes:
  • Comprar una opción call (o de compra)
  • Vender una opción call (o de compra)
  • Comprar una opción put (o de venta)
  • Vender una opción put (o de venta)

Opciones europeas vs. americanas

Estas denominaciones, en relación con las tipologías de opciones, hacen referencia a lo siguiente:
  • Opciones europeas: son aquellas que solo pueden ejercerse en la fecha de vencimiento acordada.
  • Opciones americanas: son las que pueden ejercerse en cualquier momento desde su adquisición y hasta la fecha de vencimiento.
Ten en cuenta que esta denominación no hace referencia a la nacionalidad de las compañías cuyas acciones se negocian o a los mercados financieros en los que se adquieren. Así, por ejemplo, en España, las opciones negociadas en el MEFF (mercado de futuros y opciones) cuyo subyacente sean acciones, funcionan como las de tipo americano, mientras que las referenciadas al índice IBEX-35 son de tipo europeo.

Principales riesgos de las opciones financieras

Al igual que sucede con otros productos derivados, las opciones llevan asociado un riesgo que puede ser considerable en determinados casos. De ahí que la gestión de riesgos sea una cuestión fundamental que debe tener muy en cuenta cualquier persona que quiera invertir a través de opciones. En mercados o etapas de alta volatilidad, donde las cotizaciones experimentan cambios de gran amplitud y rapidez, los potenciales riesgos se incrementan (aunque también los beneficios que se pueden obtener con la negociación de opciones financieras). Dentro de todas las posibilidades de negociación, hay ciertos casos en los que las eventuales pérdidas podrían ser ilimitadas. Así, mientras que el comprador de opciones solo asume la pérdida máxima de la prima pagada, el vendedor puede llegar a asumir pérdidas ilimitadas en dos supuestos:
  • Venta de opciones call: el subyacente que te habías comprometido a vender a un precio determinado puede haber subido ilimitadamente al llegar el momento del strike.
  • Venta de opciones put: estarías obligado a comprar un subyacente que puede haber bajado bruscamente. No obstante, como luego veremos, esto podría interesarte en determinados casos.
Por tanto, si eres un inversor poco experimentado, es importante que te formes en profundidad y únicamente realices operaciones de riesgo limitado.

¿Cómo utilizar las opciones call y put dentro de una estrategia de inversión value?

Aunque esto no sea una recomendación de inversión, es posible utilizar las opciones financieras como complemento de una estrategia value sin asumir riesgos excesivos en la mayoría de ocasiones. De este modo, una posibilidad interesante sería la siguiente: Si te interesase comprar acciones de una determinada empresa de calidad, para incorporar a tu cartera a largo plazo, podrías vender una opción put, cobrando en ese momento la prima correspondiente. En la fecha de vencimiento, pueden suceder dos cosas:
  • Si la acción cotiza por encima del precio de strike, no nos ejecutarán la opción, y nos quedaremos con la prima cobrada.
  • Si cotiza por debajo, tendremos que realizar la compra al precio acordado. Dado que ya eran unas acciones que queríamos incorporar a la cartera, puede ser una operación igualmente interesante (ya que también nos quedamos con la prima). Únicamente tendríamos pérdidas si la cotización hubiese bajado tanto que la diferencia no quedase compensada por la prima.
Ahora que ya sabes qué son las opciones financieras call y put, ¿te plantearías incorporarlas a tu estrategia? Si tienes claros los riesgos y haces un seguimiento exhaustivo de tu cartera, podrías llegar a conseguir buenas rentabilidades.

Contenido

    Redes Sociales

    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    Redactado por {{ autor.name }}
    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    {{ cat.cat_name }}

    Contenido

      Redes Sociales

      Fuentes y recursos de información

      Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editorial y de verificación de la información para asegurarnos de que sea preciso y confiable.

      Redes Sociales