AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y basada en tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurarlas o rechazarlas haciendo clic en "Configuración de cookies". También puedes aceptarlas todas pulsando “Aceptar todas las cookies”. Para más información, lee nuestra Política de cookies

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES RECHAZAR TODAS LAS COOKIES
CONFIGURAR COOKIES

Ejemplos de riesgos estratégicos en una empresa

En este artículo veremos algunos ejemplos de riesgos estratégicos en una empresa, así como la mejor forma de abordarlos para prevenir o mitigar sus efectos más negativos. Pero, antes de nada, es importante tener clara la definición de «riesgo estratégico» y su diferenciación respecto de otros tipos de riesgos. [tabla_de_contenido]

¿Qué son los riesgos estratégicos?

Los riesgos estratégicos son aquellos riesgos que están vinculados con las decisiones estratégicas de la empresa, que suelen tener un alcance de largo plazo. Por tanto, aquí se incluyen decisiones relativas a:
  • La dirección de la compañía a largo plazo.
  • Los objetivos generales.
  • La entrada en nuevos mercados.
  • La adopción de nuevas líneas de productos o servicios.
  • Procesos de fusión o adquisición.
A pesar de que se vinculen con la toma de decisiones, los riesgos estratégicos pueden tener su causa u origen en elementos internos o externos, como luego veremos.

Riesgos estratégicos vs. riesgos operativos

Una de las distinciones más claras cuando se habla de gestión de riesgos empresariales es la que se hace entre riesgos operativos y riesgos estratégicos. Así, los riesgos operativos son aquellos que se relacionan con las operaciones diarias de la empresa. Por tanto, se vinculan más bien con el corto plazo. Esto incluye:
  • Producción
  • Procesos
  • Sistemas
  • Personal
  • Cadena de suministro
  • Etc.
Como los anteriores, pueden vincularse con causas o elementos internos o externos. Por ejemplo: un fallo informático, un error humano en alguno de los procesos de la empresa, un problema puntual de logística o suministros, etc. De todos modos, en este artículo nos centraremos en los de tipo estratégico. A continuación te mostramos algunos de los principales riesgos estratégicos a los que puede enfrentarse una empresa, sin embargo, es importante destacar que, para poder detectar y paliar los efectos de estos riesgos financieros es recomendable contar con una formación en finanzas que nos capacite para ello.

7 ejemplos de riesgos estratégicos en la empresa

Veamos, pues, algunos de los más conocidos ejemplos de riesgos estratégicos en una empresa:

1. Riesgo regulatorio

Se refiere a la posibilidad de que se lleven a cabo cambios normativos o de regulación que afecten directamente a la empresa. En algunos casos, pueden tener graves consecuencias en términos de:
  • Coste económico.
  • Imposición de reformas o cambios drásticos en los procesos.
  • Prohibición de sustancias o productos.
  • Incorporación de nuevas medidas de seguridad o mecanismos de control.
  • Necesidad de autorizaciones administrativas.
  • Restricciones o nuevas exigencias en la contratación de personal.
Algunos casos muy conocidos son: la prohibición de determinados aditivos alimentarios, la necesidad de reformas arquitectónicas por la legislación antitabaco, la reducción de la jornada laboral, etc.

2. Innovaciones tecnológicas

Este ejemplo de riesgo estratégico se vincula con la aparición de determinadas innovaciones tecnológicas en el sector que pueden restar competitividad a los productos o servicios de la empresa o, directamente, volverlos obsoletos de forma inmediata. En estos casos, se requiere una total transformación de la estrategia empresarial, para tratar de dar respuesta a ese cambio tecnológico. Un ejemplo muy conocido sería la crisis de la industria discográfica tradicional originada por el auge de los servicios de streaming.

3. Cambios en los mercados o en la competencia

La aparición de nuevos actores en el mercado o la evolución del propio sector pueden requerir grandes esfuerzos de adaptación por parte de la empresa. Un típico ejemplo de este riesgo estratégico sería el surgimiento de un competidor disruptivo, que logre hacerse con la mayoría de cuota de mercado en un corto espacio de tiempo.

4. Riesgo reputacional

La aparición de escándalos relacionados con la compañía, una mala publicidad, intervenciones desafortunadas en redes sociales o problemas de calidad pueden dañar rápidamente la reputación de la marca a largo plazo. También las protestas o huelgas de trabajadores podrían afectar a la empresa en este sentido. Hoy en día, con la inmediatez de las comunicaciones y la magnitud del eco en redes sociales, es más importante que nunca prevenir y atajar lo antes posible este tipo de riesgos estratégicos. Sin embargo, también es cierto que, en un entorno que suele ser bastante uniforme, «gris» y aburrido, jugar con una cierta provocación o incorrección puede resultar muy atractivo para los clientes. En este sentido, marcas como Ryanair utilizan respuestas irónicas o, incluso, rozan la mala educación en sus publicaciones en redes sociales.

5. Riesgos estratégicos de gestión

Como ejemplos de este tipo de riesgos estratégicos estarían todos los casos relativos a la toma de decisiones equivocadas en la gestión de la compañía. Sería el caso de una mala planificación estratégica, el fracaso de procesos de fusión o adquisición, cambios repentinos del equipo directivo, etc.

6. Riesgos financieros

Por ejemplo, aquí estarían los riesgos estratégicos vinculados con problemas de flujo de caja (cash flow), gestión del endeudamiento, problemas estructurales de morosidad o impagos, etc. Sin duda, este tipo de riesgos pueden comprometer la viabilidad futura de la empresa, si no se logran atajar con rapidez y de forma eficaz.

7. Riesgos económicos o del entorno macroeconómico

Aquí englobamos todos aquellos riesgos estratégicos que se refieren a la economía en su conjunto, desde un punto de vista macroeconómico. Así, por ejemplo, podemos mencionar los riesgos asociados a la evolución de los tipos de interés o los tipos de cambio, crisis financieras globales, etc. En estos casos, la capacidad de maniobra de la empresa no suele ser demasiado grande, aunque siempre se pueden implementar decisiones que ayuden a mitigar las consecuencias más negativas.

8. Riesgos estratégicos de sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa (RSC)

Finalmente, podemos mencionar aquellos ejemplos de riesgos estratégicos que tienen que ver con el ámbito de la RSC y la sostenibilidad. Sin duda, la incapacidad para adaptarse a las crecientes demandas de sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa puede afectar negativamente a la percepción de la marca y la lealtad del cliente. En este sentido, estos riesgos se vinculan con la categoría de riesgos reputacionales.

¿Cómo gestionar los riesgos estratégicos empresariales?

Sin lugar a dudas, la gestión de riesgos estratégicos es un proceso crucial para asegurar la sostenibilidad y el éxito a largo plazo de cualquier empresa. De este modo, hay ciertos aspectos clave que hay que tener muy en cuenta:
  • Identificación de riesgos. Sin un análisis exhaustivo de la empresa y del entorno, es imposible identificar los riesgos potenciales a los que se enfrenta la compañía. Por tanto, se trata de identificar tanto factores externos como internos que puedan incidir en la gestión estratégica.
  • Evaluación y priorización. Como es lógico, ni todos los riesgos tienen la misma probabilidad de ocurrencia, ni todos tendrán idéntico potencial para producir daños. En consecuencia, deben priorizarse los riesgos según su grado de probabilidad, urgencia y potencial de impacto.
  • Diseño de estrategias de prevención y mitigación. Hay que actuar en un doble frente en lo que se refiere a la gestión de riesgos estratégicos:
    • Tomar medidas de precaución para prevenir la materialización de los riesgos identificados en el anterior paso. Aquí podría actuarse en aspectos como la mejora de procesos, inversión en I+D, etc.
    • Planificar acciones correctoras para mitigar los efectos negativos de los riesgos que, finalmente, se materialicen. Es imprescindible desarrollar protocolos claros, designar responsables y asignar los recursos necesarios para la toma de acción.
  • Evaluación y revisión. De forma regular, deben revisarse las distintas estrategias relacionadas con la gestión de riesgos, para adecuarlas a la situación actual. Además, deben evaluarse las medidas correctoras que se hayan puesto en marcha, para conocer su eficacia y realizar los ajustes que sean necesarios.
Como has podido ver en estos ejemplos de riesgos estratégicos en una empresa, las medidas de prevención, corrección y evaluación son imprescindibles para garantizar la pervivencia futura del negocio. Es por eso que es importante que cuentes con una buena formación que te permita no sólo identificarlos rápidamente, sino que te capacite para tomar las mejores decisiones. En definitiva, aunque no sea posible controlar o evitar todos los riesgos, conocerlos es el primer paso para minimizar sus consecuencias.

Contenido

    Redes Sociales

    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    Redactado por {{ autor.name }}
    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    {{ cat.cat_name }}

    Contenido

      Redes Sociales

      Fuentes y recursos de información

      Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editorial y de verificación de la información para asegurarnos de que sea preciso y confiable.

      Redes Sociales