AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y basada en tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurarlas o rechazarlas haciendo clic en "Configuración de cookies". También puedes aceptarlas todas pulsando “Aceptar todas las cookies”. Para más información, lee nuestra Política de cookies

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES RECHAZAR TODAS LAS COOKIES
CONFIGURAR COOKIES

Ejecución presupuestaria: ¿en qué consiste?

Sin duda, la ejecución presupuestaria es un proceso clave en la gestión financiera de cualquier organización, ya sea del sector público o del privado. En este artículo veremos en qué consiste, dónde radica su importancia práctica y cuáles son las claves a tener en cuenta para que cumpla sus objetivos. Además, te recomendamos la mejor formación para que sigas aprendiendo sobre finanzas. [tabla_de_contenido]

¿Qué es la ejecución presupuestaria?

En pocas palabras, podemos decir que la ejecución presupuestaria es el proceso de realización de los ingresos y gastos previstos en el presupuesto de la entidad de que se trate. Por tanto, se refiere a todo lo que supone llevar a efecto (ejecutar) las previsiones presupuestarias:
  • En el ámbito de los gastos, se trata de realizar las compras de materias primas, abonar los suministros periódicos, pagar salarios e impuestos, acometer inversiones, etc.
  • En lo que atañe a los ingresos, sería todo lo relativo a cobros por ventas de productos o servicios, ingresos provenientes de préstamos, cobro de subvenciones, etc.
En este sentido, hay que recordar que los presupuestos tienen un carácter estimativo (con excepciones). De este modo, difícilmente se van a cumplir todas sus previsiones a lo largo del ejercicio, que suele abarcar un año natural (de 1 de enero a 31 de diciembre). En cualquier caso, de todo ello debe llevarse el debido control contable, que permita disponer de datos actualizados acerca de la ejecución presupuestaria en todo momento. Sin duda, esto es clave en el proceso de toma de decisiones.

La ejecución presupuestaria en el sector público y privado

Cuando hablamos de presupuesto o de ejecución presupuestaria, podemos referirnos tanto a entidades del sector público (Estado, Comunidades Autónomas, Ayuntamientos, etc.) como del privado (empresas). En ambos casos se trabaja con un presupuesto inicial, que puede llegar a modificarse a lo largo del ejercicio, y se lleva a cabo un control periódico acerca de su grado de ejecución. Ahora bien, en el caso del sector público, existen ciertas peculiaridades que lo distinguen del privado:
  • Existen leyes y normativas específicas que regulan minuciosamente las normas de elaboración, aprobación, ejecución y liquidación de los presupuestos.
  • Las normas de transparencia obligan a poner a disposición del público los datos de ejecución presupuestaria de los distintos organismos del sector público, de forma periódica. Cualquier persona interesada puede consultarlos.
  • Existen órganos de control interno (personal de intervención) y de control externo (tribunales de cuentas) que verifican que la ejecución del presupuesto se ajuste a la normativa aplicable en cada caso.
En general, podríamos decir que la ejecución presupuestaria en el sector público está sometida a mayores requisitos formales y es más rígida que la que se puede realizar en el ámbito empresarial, lo cual es lógico si tenemos en cuenta que se está trabajando con fondos públicos.

La ejecución presupuestaria dentro del ciclo del presupuesto

Como decíamos, la ejecución presupuestaria es una fase más dentro del ciclo de gestión de los presupuestos de cualquier entidad. Así, las principales fases de este proceso son las siguientes:
  • Elaboración y aprobación del presupuesto: comprende todos los trámites que se realizan para diseñar el presupuesto anual de la entidad, previendo los ingresos y gastos que se pretenden realizar durante el ejercicio.
  • Ejecución presupuestaria: como decíamos, es la fase en la que se llevan a efecto dichos gastos e ingresos. Temporalmente, abarca todas las operaciones que se vayan realizando a lo largo del ejercicio.
  • Modificaciones presupuestarias: en caso de ser necesario, pueden hacerse ajustes o modificaciones al presupuesto inicial, para adecuarlo a situaciones imprevistas o para afrontar nuevos proyectos que surjan durante el ejercicio. De nuevo, en el caso del sector público, estas modificaciones están sujetas a una regulación y a un procedimiento muy estrictos.
  • Control del presupuesto: se trata de verificar que las previsiones presupuestarias se estén ejecutando de forma correcta, detectando cualquier desviación que pudiera producirse.
  • Liquidación y evaluación: es la fase final dentro del ciclo presupuestario. Consiste en comprobar cuál ha sido el grado de ejecución presupuestaria al final del ejercicio. Por tanto, es el momento de comparar las partidas inicialmente previstas en el presupuesto, con el total de operaciones llevadas a cabo durante ese año natural.
De este modo, los datos de la liquidación del presupuesto serán de gran utilidad para elaborar el presupuesto del año siguiente, reiniciándose el ciclo. Así, por ejemplo, si ha habido partidas de gastos insuficientes, podrá plantearse su aumento de cara al nuevo presupuesto, etc.

Importancia de la ejecución presupuestaria

Como puedes deducir de todo lo anterior, la ejecución presupuestaria es una pieza clave dentro del ciclo anual del presupuesto:
  • Permite un adecuado control financiero a lo largo del ejercicio. De este modo, contribuye a mantener el equilibrio financiero, previniendo déficits excesivos y garantizando la sostenibilidad financiera de la entidad. En el caso del sector público, asegura que los recursos se destinan a las finalidades aprobadas.
  • Asegura una mayor eficiencia en el uso de recursos: si el presupuesto se elaboró correctamente, la ejecución presupuestaria garantizará que los recursos se utilicen de forma eficiente, maximizando el retorno de cualquier inversión.
  • Facilita la toma de decisiones: conocer, de forma precisa y actualizada, cómo se está ejecutando el presupuesto, permite tomar mejores decisiones y reaccionar con prontitud a cualquier desviación que se produzca. De este modo se pueden minimizar los potenciales efectos negativos de este tipo de situaciones.
  • Transparencia y rendición de cuentas: los datos de ejecución presupuestaria permiten que directivos, accionistas y otras partes interesadas puedan evaluar mejor los resultados financieros de la compañía, sin esperar al cierre del ejercicio. En el caso del sector público, permite que la ciudadanía y los organismos de control verifiquen que el presupuesto se esté ejecutando conforme a las normas aplicables.
Contar con datos de ejecución presupuestaria 100% fiables y actualizados es vital para llevar a cabo una gestión económico-financiera eficiente.

Desafíos y claves en la ejecución del presupuesto

Algunas de las claves que pueden permitir una mejor ejecución presupuestaria en la práctica son las siguientes:
  • Prestar la suficiente atención a la elaboración del presupuesto. Cuanto más tiempo y esfuerzo se dedique a diseñar el presupuesto anual, más probabilidades habrá de que la ejecución presupuestaria se desarrolle según lo previsto. Para ello, es necesario contar con datos precisos y actualizados acerca de la ejecución del año anterior, así como de los objetivos que se pretende alcanzar en el ejercicio.
  • Flexibilidad vs. rigidez presupuestaria. Por su propia naturaleza, los presupuestos tienden a ser rígidos, sobre todo en el sector público. De ahí la importancia de contar con determinadas partidas para imprevistos y con procedimientos ágiles para ajustar o modificar el presupuesto, en caso de ser necesario.
  • Contar con personal capacitado. Disponer de suficiente personal con conocimientos y experiencia en gestión presupuestaria es fundamental para que la ejecución del presupuesto se ajuste lo más posible a las previsiones iniciales. De todos modos, es inevitable que a lo largo del ejercicio sea necesario llevar a cabo algunos cambios que permitan hacer frente a nuevas situaciones o encarar proyectos que surjan de forma imprevista.
En definitiva, controlar de forma adecuada la ejecución presupuestaria a lo largo del ejercicio es fundamental para llevar a cabo una gestión económico - financiera eficiente. Además, es una pieza fundamental para la elaboración del presupuesto del año siguiente y una herramienta de vital importancia en el proceso de toma de decisiones.

Contenido

    Redes Sociales

    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    Redactado por {{ autor.name }}
    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    {{ cat.cat_name }}

    Contenido

      Redes Sociales

      Fuentes y recursos de información

      Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editorial y de verificación de la información para asegurarnos de que sea preciso y confiable.

      Redes Sociales