AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y basada en tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurarlas o rechazarlas haciendo clic en "Configuración de cookies". También puedes aceptarlas todas pulsando “Aceptar todas las cookies”. Para más información, lee nuestra Política de cookies

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES RECHAZAR TODAS LAS COOKIES
CONFIGURAR COOKIES

¿Cuál es la duración de los ciclos económicos?

Sin lugar a dudas, los inversores deberían saber adaptar su estrategia a la duración de los ciclos económicos y a las características propias de cada una de las sucesivas fases que los componen. De todos modos, a nadie se le escapa que esto no es tarea fácil y requiere paciencia, disciplina y un adecuado control emocional. En este artículo analizamos a fondo todas estas cuestiones.

¿Qué es un ciclo económico?

Llamamos ciclos económicos a la sucesión de fases expansivas y recesivas que atraviesa la economía de un país o región, de forma recurrente. Como su nombre indica, esta evolución tiene carácter cíclico. Es decir, al finalizar un ciclo, comienza el siguiente, atravesando el mismo tipo de fases sucesivas y en idéntico orden. No obstante, en la práctica, ningún ciclo es igual a otro, existiendo importantes matices en lo que se refiere a la duración de sus fases (y del ciclo en su conjunto), la profundidad de los movimientos, las causas subyacentes, las medidas propuestas para afrontarlos, etc. De ahí que este tema haya sido objeto de abundantes estudios académicos e interpretaciones divergentes. Por ejemplo, es muy distinto el abordaje que se realiza desde posiciones keynesianas al que propone la Escuela de Economía Austríaca.

¿Podemos saber cuál es la duración de los ciclos económicos?

Como acabamos de apuntar, la duración de los ciclos económicos es variable, por lo que no puede conocerse a priori. Al fin y al cabo, en la economía influye una amplísima variedad de factores y circunstancias que hacen imposible prever la duración y evolución de cada fase de manera precisa. Por ejemplo, crisis geopolíticas, guerras, sucesos inesperados o «cisnes negros» (covid-19, por ejemplo), avances tecnológicos, cambios de tendencias sociales, etc. De hecho, está ampliamente estudiada la tipología de ciclos económicos de acuerdo con su duración, como ahora veremos.

Tipos de ciclos económicos según su duración

Efectivamente, aunque las fases que los integran siempre se desarrollen en el mismo orden, la duración total del ciclo no siempre es idéntica. De este modo, suelen distinguirse tres tipologías de ciclos económicos según su duración:
  • Ciclos cortos o de Kitchin: lo habitual es que tengan una duración de entre 3 y 5 años (de media, en torno a unos 40 meses). Se relacionan con el tiempo necesario para realizar el ajuste de los inventarios de productos o materias primas a los cambios de demanda en el mercado.
  • Ciclos medios o de Juglar: se extienden entre 7 y 11 años, estando vinculados con cambios y ajustes en las inversiones en bienes de capital.
  • Ciclos de Kuznets: suelen durar de 15 a 25 años, asociándose con cambios demográficos, flujos migratorios y modificaciones en el sector de la construcción.
  • Ciclos largos o de Kondratieff: tienen una duración aproximada de entre 50 y 60 años. Se asocian con innovaciones tecnológicas y cambios en la estructura económica, de mucho mayor calado que en los casos anteriores.

Fases que integran los ciclos económicos

Con independencia de su duración, los ciclos económicos se desarrollan a través de las siguientes fases sucesivas:

1. Recuperación y expansión

Tras finalizar una etapa anterior de depresión, la economía empieza a dar signos de entrar en recuperación. Paulatinamente, estos síntomas tempranos van afianzándose en una etapa de plena expansión económica, donde la confianza de los inversores y otros agentes económicos sigue creciendo. De todos modos, muchos inversores todavía pueden ser reticentes a volver a los mercados, en los primeros estadios de esta fase.

2. Auge

Es la etapa cumbre del ciclo económico, plena de optimismo en los mercados y con los indicadores económicos en máximos. No obstante, de forma sutil pero cada vez más perceptible, la economía comenzará a dar signos de agotamiento. En el ámbito de la bolsa, suelen ser momentos en los que un gran número de inversores inundan los mercados, con la intención de aprovechar las enormes rentabilidades que se están produciendo. Sin embargo, los más experimentados suelen aprovechar para recoger beneficios y salir del mercado en el momento álgido. De este modo, empiezan a reposicionarse para afrontar la siguiente fase, tratando de adaptar sus carteras a una crisis probablemente inminente. No obstante, nunca es fácil saber en qué invertir antes de una crisis.

3. Crisis y recesión

En esta fase, la economía ya da las primeras señales de crisis, desatándose las alarmas en los mercados y entrándose, poco a poco, en una etapa recesiva. Los indicadores comienzan a reflejar el empeoramiento de la situación económica, con marcadas caídas en la producción, inversión y empleo, además de grandes bajadas en los mercados bursátiles. Los inversores con poca experiencia, que entraron en tromba al final de la fase anterior, atraviesan su propio ciclo:
  • Incredulidad o negación, aferrándose a la creencia de que vuelvan a darse las rentabilidades pasadas.
  • Miedo o pánico, al ver cómo se pierde buena parte del capital que habían invertido.
Sin embargo, muchos tratan de mantener sus activos, con la esperanza de recuperar el valor anterior.

4. Depresión

Este es el momento más bajo de todo el ciclo económico. La economía se ralentiza totalmente, con una baja demanda por parte de los consumidores y una total contracción del tejido productivo, produciéndose escasa inversión. Es en estos momentos cuando muchos inversores llegan a un sentimiento de capitulación. De este modo, asumen que los mercados no van a regresar a una senda positiva en el corto plazo y venden con grandes pérdidas para recuperar algo del capital inicial. Sin embargo, es en esta situación del ciclo económico cuando los inversores experimentados aprovechan para encontrar buenos activos a precios especialmente interesantes, sobre todo si siguen la filosofía del Value Investing o inversión en valor. En este punto, todo está preparado para que, más pronto que tarde, la economía comience a ofrecer los primeros síntomas de cambio de ciclo (aunque sean todavía muy débiles). De este modo, se inicia un nuevo ciclo económico, que podrá tener distinta duración y características, pero cuya estructura interna se adecuará a las mismas fases que acabamos de describir.

¿Cómo invertir siguiendo la duración de los ciclos económicos?

Los ciclos económicos son una realidad indiscutible en las economías desarrolladas. De hecho, las fases de crisis y recesión son de vital importancia para sanear la economía, purgar los excesos anteriores y reconducir al sistema hacia una nueva etapa expansiva. Por tanto, los inversores deben adaptarse a esta sucesión de fases si quieren aprovechar al máximo las oportunidades presentes en los mercados. No obstante, dependiendo del perfil de inversor, su tolerancia al riesgo y su estilo de inversión, pueden afrontarse los ciclos económicos de forma muy distinta. Lo más importante es tener siempre una estrategia de gestión de riesgos adecuada a cada persona. Si quieres profundizar en esta y otras visiones de los ciclos de la economía, quizás pueda interesarte el nuevo Curso de Ciclos Económicos de VIBE. Puedes utilizar el formulario que encontrarás en esta página para recibir más información sin compromiso. En definitiva, aunque no sea fácil determinar la duración de los ciclos económicos a priori, es de vital importancia que sepamos adaptar nuestro comportamiento inversor a la fase del ciclo en que nos encontremos. De este modo, podremos aprovechar las oportunidades de inversión que surjan en la fase de depresión, adquiriendo empresas de alta calidad a precios excepcionalmente rebajados.

Contenido

    Redes Sociales

    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    Redactado por {{ autor.name }}
    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    {{ cat.cat_name }}

    Contenido

      Redes Sociales

      Fuentes y recursos de información

      Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editorial y de verificación de la información para asegurarnos de que sea preciso y confiable.

      Redes Sociales