AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y basada en tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurarlas o rechazarlas haciendo clic en "Configuración de cookies". También puedes aceptarlas todas pulsando “Aceptar todas las cookies”. Para más información, lee nuestra Política de cookies

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES RECHAZAR TODAS LAS COOKIES
CONFIGURAR COOKIES

¿Cuáles son los conocimientos financieros básicos?

Tener ciertos conocimientos financieros básicos es vital para poder disfrutar de una buena situación económica, rentabilizar tus ahorros y evitar problemas que podrían tener graves consecuencias para tu patrimonio personal o familiar. Por ello, en este artículo repasaremos algunos de los conceptos de finanzas más importantes, que cualquier persona debería conocer, con independencia de su situación económica y objetivos particulares. [tabla_de_contenido]

¿Por qué es importante tener unos conocimientos financieros básicos?

Estos son los principales motivos por los que deberías tener ciertos conocimientos financieros básicos:
  • Te permiten estar preparado para cualquier emergencia financiera, si te preocupas por construir un fondo para hacer frente a imprevistos.
  • Podrás tomar decisiones financieras informadas, como la elección de productos de ahorro e inversión adecuados a tus necesidades y objetivos.
  • Mejorarás tu gestión del dinero, optimizando tu presupuesto y ayudándote a evitar el endeudamiento innecesario.
  • Podrás planificar tus finanzas a largo plazo. Esto es esencial para alcanzar grandes objetivos como ahorrar para tu jubilación, para la educación de tus hijos o para la compra de una vivienda.
  • Protección contra fraudes. Si tienes unos conocimientos financieros básicos, te será más fácil identificar y evitar estafas y fraudes financieros, tan comunes hoy en día.

7 conocimientos financieros básicos que deberías dominar

A continuación, te explicamos brevemente los 7 conocimientos financieros básicos que pueden transformar tu situación económica, ahora y de cara al futuro:

1. Fondo de emergencia

El fondo de emergencia es vital para disfrutar de una situación financiera libre de estrés. Se trata, simplemente, de acumular una determinada cantidad de efectivo que puedas utilizar para hacer frente a imprevistos. Por ejemplo, una importante reparación (vehículo, hogar, etc.), la pérdida de empleo, un tratamiento médico, etc. Aunque hay diversidad de opiniones, podríamos considerar adecuado disponer del equivalente a 4, 5 o 6 meses de gastos. Es importante que este fondo esté inmediatamente disponible, en algún producto financiero seguro. Por ejemplo, una cuenta bancaria.

2. Ahorro e inversión

Aunque todos hemos oído estos términos en innumerables ocasiones, no siempre tenemos claro cómo se definen con exactitud:
  • Ahorro: consiste en reservar una parte de tus recursos económicos para afrontar necesidades futuras. Como suele decirse, ahorrar es «pagarte a ti primero», antes de afrontar cualquier gasto del mes.
  • Inversión: consiste en adquirir un activo con el objetivo de generar una determinada rentabilidad en un período determinado.
Si quieres disfrutar de una buena situación económico-financiera, es evidente que debes ahorrar. Pero eso no es suficiente. Acumular efectivo en una cuenta corriente solo sirve para ver cómo la inflación te va restando poder adquisitivo a lo largo de los años. Sin embargo, si (una vez cubierto tu fondo de emergencia) destinas una parte a invertir (en fondos, ETF, acciones o renta fija, por ejemplo) podrás preservar e incrementar tu patrimonio de cara al futuro.

3.  Activos y pasivos

La distinción entre activo y pasivo es, sin duda, un conocimiento financiero básico que toda persona debería dominar:
  • Activo: es un recurso (tangible o intangible) con valor económico y que tiene la capacidad de generar un beneficio futuro. Por ejemplo, un fondo de inversión o una plaza de garaje para alquilar.
  • Pasivo: es una obligación financiera o deuda que tiene una empresa o un individuo. Por ejemplo, un préstamo o una hipoteca.
Ten en cuenta que no siempre la naturaleza del bien determina su carácter de activo o pasivo. Así, por ejemplo, tu vivienda habitual no es un activo, pero sí lo sería un piso que compres para alquilar.

4. Inflación

Técnicamente, la inflación es el aumento sostenido y generalizado de los precios de bienes y servicios en una economía, durante un período de tiempo. En la práctica, esto implica una pérdida del valor del dinero. Así, un bien que antes comprabas por X, ahora te requerirá X+n. De ahí que mantener todos tus ahorros en efectivo sea una mala idea. Por tanto, si quieres preservar el poder adquisitivo de tu dinero, tendrás que invertirlo en una cartera de activos bien diversificada. Así, por ejemplo, la bolsa siempre se ha considerado como una de las mejores formas de paliar los efectos de la inflación sobre el patrimonio personal. Y es que la media histórica de rentabilidad de los mercados supera ampliamente a la tasa de inflación registrada.

5. Interés compuesto

Se atribuye a Einstein la célebre frase que dice que «el interés compuesto es la fuerza más poderosa del universo». Lo haya dicho o no, el caso es que este es un concepto financiero básico que no todo el mundo tiene claro. Básicamente, el interés compuesto es el cálculo del interés sobre el capital inicial y sobre el rendimiento acumulado en períodos anteriores. En otras palabras, no solo estarías rentabilizando el dinero que originalmente invertiste, sino también los propios rendimientos que dicho dinero ha ido generando a lo largo del tiempo. El efecto del interés compuesto es realmente impresionante y puede llegar a ser contraintuitivo para quienes no tengan ciertos conocimientos financieros básicos. Puedes verlo más claramente con un ejemplo: Imagínate que inviertes 1.000 € en un producto que te genera el 10% de rendimiento anual, y que mantienes la inversión durante 10 años.
  • Con el interés simple, cada año ganas 100 €. Por tanto, al final de la década tendrás 2000 € (los 1.000 iniciales y otros 1.000 de rendimientos).
  • Sin embargo, si al final de cada año pudieses reinvertir los rendimientos, entraría en juego el interés compuesto. Por tanto, el resultado sería muy distinto. Así, en el segundo año, la rentabilidad se calcularía no sobre los 1.000 € iniciales, sino sobre 1.100 €. Al final de los 10 años, habrías acumulado 593,74 €, casi un 60% más que en el primer caso.
Este es el famoso «efecto bola de nieve» del que habla Warren Buffett.

6. Presupuesto personal y familiar

Contar con un sencillo presupuesto de ingresos y gastos te ayudará a planificar mejor tus objetivos de ahorro e inversión y te evitará situaciones de estrés por imprevistos. Como decíamos, en cuanto recibas tus ingresos mensuales, deberías destinar prioritariamente una parte al ahorro (ya sea para el fondo de emergencia o para dedicar posteriormente a la inversión). Además, al analizar tu presupuesto, te resultará más fácil detectar gastos innecesarios y optimizar la gestión de tus finanzas.

7. Impuestos

Tener unos conocimientos básicos del sistema tributario es vital para cualquier persona. Así podrás evitar problemas con Hacienda y, al mismo tiempo, aprovechar las ventajas fiscales que sean aplicables a tu caso particular (como ciertas deducciones, por ejemplo).

¿Dónde puedo aprender estos conocimientos financieros básicos?

Afortunadamente, hoy en día disponemos de infinidad de fuentes online para aprender sobre finanzas, ahorro e inversión. Desde blogs especializados, hasta videotutoriales o cursos en línea, lo más difícil es identificar aquellos recursos que realmente valen la pena. En este sentido, nuestro Curso de Finanzas para no Financieros es una magnífica opción para cualquier persona que quiera profundizar en este tema, de la mano de expertos acreditados, con recursos didácticos de máxima calidad y un programa perfectamente sistematizado para optimizar tu aprendizaje. Si quieres más información sin compromiso, no dudes en pedírnosla a través del formulario de contacto. Estaremos encantados de responder a todas tus preguntas. En definitiva, ahora que ya sabes cuáles son los conocimientos financieros básicos, seguro que te resulta más fácil seguir profundizando en el mundo de las finanzas y aprender a gestionar tu dinero de forma más eficiente.

Contenido

    Redes Sociales

    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    Redactado por {{ autor.name }}
    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    {{ cat.cat_name }}

    Contenido

      Redes Sociales

      Fuentes y recursos de información

      Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editorial y de verificación de la información para asegurarnos de que sea preciso y confiable.

      Redes Sociales