AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y basada en tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurarlas o rechazarlas haciendo clic en "Configuración de cookies". También puedes aceptarlas todas pulsando “Aceptar todas las cookies”. Para más información, lee nuestra Política de cookies

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES RECHAZAR TODAS LAS COOKIES
CONFIGURAR COOKIES

¿Cuál es la mejor inversión en estos momentos?

¿Es posible determinar cuál es la mejor inversión en estos momentos o no hay una respuesta única a esta pregunta? En este artículo analizamos algunas de las mejores opciones para invertir a día de hoy, además de ofrecerte valiosos consejos para la construcción de tu cartera. [tabla_de_contenido]

¿Es posible saber cuál es la mejor inversión en estos momentos?

Como podrás imaginar, no es posible elegir un solo activo como la mejor inversión en estos momentos para cualquier persona. Esto es así por diversas razones:
  • Nadie puede predecir, con el suficiente grado de certeza, la evolución futura de la rentabilidad de un activo en concreto.
  • Cada persona tiene un perfil diferente como inversor. Ni todos tienen el mismo capital disponible, ni idéntico horizonte temporal, edad, situación familiar, tolerancia al riesgo, etc.
  • La diversificación es imprescindible. Por tanto, no se trataría de elegir una inversión, sino un conjunto equilibrado de ellas.
De este modo, lo que sí se puede es construir una cartera adecuada a las necesidades de cada persona, con un interesante potencial de rentabilidad, bien diversificada y con un riesgo equilibrado. En este sentido, a continuación analizamos algunas de las inversiones más interesantes para 2024, que podrían tener un hueco en tu cartera.

Mejores inversiones en estos momentos: ¿en qué invertir en 2024?

Efectivamente, para responder a la pregunta de cuál es la mejor inversión en este momento, la mayoría de expertos recomiendan incluir varios de estos tipos de activos:

1. Acciones

Históricamente, las acciones han sido uno de los activos más rentables para cualquier inversor que tenga una cierta tolerancia al riesgo y un horizonte temporal de largo plazo. Así, por ejemplo, la rentabilidad media histórica del índice más importante de la bolsa estadounidense (S&P 500) se sitúa en torno al 9,81%. De todos modos, este tipo de inversión directa en acciones tiene ciertas desventajas para inversores particulares:
  • Requiere un capital moderado, para poder diversificar de forma adecuada y sin sufrir demasiado el impacto de las comisiones.
  • Exige ciertos conocimientos y experiencia, para poder elegir empresas de calidad y con negocios sólidos (si tenemos un enfoque value) o con gran potencial de crecimiento (enfoque growth).
  • Se necesita tiempo para hacer un seguimiento de la evolución de la cartera, reequilibrarla, controlar los pagos de dividendos, etc.
Afortunadamente, hay otras opciones para invertir en bolsa sin comprar directamente acciones individuales. Lo analizamos a continuación.

2. Fondos de inversión y ETFs

Los fondos de inversión son vehículos de inversión colectiva que te permiten participar en una «cesta» o conjunto de acciones, sin adquirirlas directamente. De este modo, al comprar participaciones del fondo, estarás invirtiendo proporcionalmente en todos los activos que compongan dicho fondo (sin tener que comprarlos uno por uno). Por tanto, es mucho más fácil y barato diversificar, sin necesidad de grandes conocimientos ni capitales. Todavía más baratos, en cuanto a gastos y comisiones, son los ETFs. Se trata de fondos que cotizan en bolsa y que se compran y venden como si fuesen acciones. La filosofía es la misma que en los fondos: invertir en un conjunto diversificado de activos de forma indirecta. La oferta actual de fondos y ETFs es muy variada, pudiendo invertir en:
  • Un sector determinado. Por ejemplo, empresas tecnológicas, agricultura, energía, etc.
  • Renta fija, renta variable o una mezcla de ambas.
  • Índices bursátiles. Es decir, invirtiendo en todas y cada una de las empresas que componen el índice en cuestión. Por ejemplo, en las 500 empresas que conforman el famoso S&P 500 de Estados Unidos.
  • Negocios que cumplan con un determinado criterio o filosofía de inversión. Por ejemplo, fondos value, growth, de empresas que repartan dividendos, etc.
Para la mayoría de personas que no tengan conocimientos financieros avanzados, quizás esta sea la mejor forma de invertir en renta variable.

3. Depósitos bancarios

Para los inversores más conservadores, o para una parte de la cartera, puede ser interesante contratar algún depósito bancario. Como sabes, estos productos ofrecen una seguridad muy elevada, garantizando el capital invertido y los intereses pactados. Además, suelen estar protegidos por alguna institución pública. En el caso de España, el FGD garantiza hasta un máximo de 100.000 € por persona y entidad. Ahora que las rentabilidades ofrecidas empiezan a ser más atractivas, puede ser una buena opción para muchos inversores.

4. Renta fija

Como sabes, los activos de renta fija son un tipo de títulos en los que se acuerda que el inversor reciba, al final del período pactado, el capital invertido más los intereses acordados. Aunque popularmente suelen considerarse como inversiones muy seguras, no siempre es así. Y es que hay activos de renta fija de muy diversas calidades crediticias, emitidos por entidades tanto del sector público como del sector privado. En España, están gozando de mucha popularidad en los últimos meses las emisiones de Letras del Tesoro. Ten en cuenta que, además de poder invertir directamente en títulos de renta fija, también puedes hacerlo a través de fondos o ETF especializados. Por ejemplo, son muy populares los que invierten en bonos públicos de países como Estados Unidos o Alemania.

5. Inversión inmobiliaria

La inversión en inmuebles es un clásico en nuestro país, con innumerables historias de éxito, pero también grandes decepciones. Desde luego, la inversión directa en este tipo de activos no está al alcance de todo el mundo, ya que requiere mucho capital. Además, conlleva gastos importantes (impuestos, notaría, registro, gestión, etc.) y se necesita tiempo para gestionarla. Sin embargo, también se puede invertir a través de productos especializados (como REITs o SOCIMIs), mediante fondos o ETFs o, incluso, en proyectos de crowdfunding inmobiliario.

6. Criptomonedas

Desde hace algunos años, las criptomonedas son uno de los activos de moda. Las elevadísimas rentabilidades que pueden ofrecer, pero también sus muchas polémicas y su desbocada volatilidad, las han mantenido de actualidad casi permanente. Sin duda, es un tipo de inversión que no es apta para todo el mundo. Si te decides a incluirlas en tu cartera, ten en cuenta lo siguiente:
  • Destina solo una pequeña parte de tu patrimonio, que puedas permitirte perder sin graves consecuencias.
  • Elige un intermediario (exchange) fiable.
  • Si es un importe considerable, lo mejor es transferir de inmediato las criptomonedas a un «monedero frío» o cold wallet, desconectado de internet.

¿Cómo construir tu cartera de inversión?

Para construir una cartera de calidad en estos momentos, con algunas de las inversiones que hemos mencionado, deberías considerar los siguientes aspectos:
  • Empieza por ahorrar. El ahorro es la base de la inversión. De ahí que sea recomendable separar una parte de los ingresos mensuales, en cuanto se reciban, para ahorrar («págate a ti mismo primero»).
  • Diversifica. Tener una cartera bien diversificada, entre renta fija y renta variable y con una gran variedad de activos distintos, es la mejor opción para reducir la volatilidad y el riesgo global de tu inversión.
  • Haz aportaciones periódicas. La constancia es clave para tener éxito en la inversión. Por tanto, una buena opción es hacer aportaciones con carácter periódico a los distintos tipos de activos que compongan tu cartera.
En definitiva, determinar cuál es la mejor inversión en estos momentos es tarea casi imposible. Todo dependerá de tu perfil como inversor, tu patrimonio disponible y el horizonte temporal que contemples. Además, es muy importante a la hora de valorar realizar cualquier tipo de operación financiera de riesgo disponer de una buena formación en finanzas. En cualquier caso, si tienes en cuenta algunas reglas básicas (diversificación, visión a largo plazo y constancia), tendrás muchas probabilidades de éxito.

Contenido

    Redes Sociales

    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    Redactado por {{ autor.name }}
    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    {{ cat.cat_name }}

    Contenido

      Redes Sociales

      Fuentes y recursos de información

      Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editorial y de verificación de la información para asegurarnos de que sea preciso y confiable.

      Redes Sociales