AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y basada en tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurarlas o rechazarlas haciendo clic en "Configuración de cookies". También puedes aceptarlas todas pulsando “Aceptar todas las cookies”. Para más información, lee nuestra Política de cookies

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES RECHAZAR TODAS LAS COOKIES
CONFIGURAR COOKIES

¿Cómo funciona el sistema bancario español?

En este artículo analizamos el funcionamiento del sistema bancario español, repasando el papel de sus principales integrantes y las tareas que a cada uno corresponden. Como podrás ver, a pesar de ciertas peculiaridades, se trata de un sistema plenamente integrado en el ecosistema financiero europeo, estando sometido a la normativa y supervisión de las autoridades e instituciones de la Unión Europea. [tabla_de_contenido]

¿Qué es el sistema bancario español?

Podemos definir el sistema bancario español (o sistema financiero) como el conjunto de instituciones, intermediarios, mercados e instrumentos financieros españoles cuyos objetivos son:
  • Canalizar del ahorro desde las personas o entidades con excedentes (prestamistas) hacia quienes tienen necesidades financieras (prestatarios).
  • Facilitar el sistema de realización de cobros y pagos (movimientos de dinero).
  • Proporcionar seguridad a todo este sistema en su conjunto.
Como puedes ver, se trata de un sistema fundamental para el funcionamiento de cualquier economía desarrollada. Sin sistema bancario o financiero, es muy difícil el desarrollo económico del país.

Integrantes del sistema bancario español

El sistema financiero o sistema bancario español está integrado por un conjunto de entidades o instituciones de naturaleza muy diversa. Algunas de las más importantes son las siguientes:

1. Banco de España

El Banco de España (BdE) es el banco central de nuestro país, actuando como supervisor de todo el sistema bancario español. No obstante, desde la integración de España en la denominada «Zona Euro», algunas de sus funciones han sido asumidas por el Banco Central Europeo (BCE). De entre las muchas tareas del BdE, podemos destacar las siguientes:
  • Participar, junto con los demás bancos centrales de la Zona Euro y el BCE, en la definición y ejecución de la política monetaria.
  • Promover el buen funcionamiento del sistema de pagos.
  • Supervisar la solvencia y el comportamiento de las entidades de crédito y de los mercados financieros.
  • Elaborar y publicar estadísticas relacionadas con sus funciones.
  • Prestar servicios de Tesorería y de agente financiero de la deuda pública.
  • Asesorar al Gobierno y realizar los informes y estudios que resulten procedentes.
  • Poseer y gestionar las reservas de divisas y metales preciosos no transferidas al BCE.

2. Entidades de crédito

Los principales tipos de entidades de crédito que operan en España son los siguientes:
  • Bancos
  • Cajas de Ahorro
  • Cooperativas de Crédito
El principal objetivo de los bancos es la captación de fondos reembolsables del público, en forma de depósito, préstamo, cesión temporal de activos financieros u otras análogas. No obstante, también existe una entidad de crédito de titularidad pública, el ICO (Instituto de Crédito Oficial), que presta financiación en casos de catástrofes naturales y similares. Las Cajas de Ahorro, aunque comparten la actividad de los bancos, tienen también una finalidad social, a la que deben destinar parte de sus beneficios. En la actualidad, prácticamente han desaparecido del sistema bancario español. Por su parte las Cooperativas de Crédito se distinguen por su forma social de cooperativa.

3. Auxiliares financieros

Aunque, por razones de espacio, no entraremos a analizarlos, sí podemos mencionar los tipos más importantes:
  • Establecimientos Financieros de Crédito
  • Entidades de pago
  • Entidades de dinero electrónico
  • Sociedades de Garantía Recíproca (SGR) y Reafianzamiento
  • Sociedades de Tasación

4. Instituciones de Inversión Colectiva (IIC)

Las IIC tienen por objeto la captación de fondos, bienes o derechos del público para gestionarlos e invertirlos en bienes, derechos, valores u otros instrumentos, financieros o no, siempre que el rendimiento del inversor se establezca en función de los resultados colectivos. Aquí se encuadrarían las Sociedades de Inversión (por ejemplo, las SICAV o las SOCIMI) y los Fondos de Inversión (tanto cotizados como no cotizados). La principal diferencia entre ambos es que las Sociedades tienen personalidad jurídica, mientras que los Fondos no la tienen. La supervisión de las IIC le corresponde a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

5. Empresas de Servicios de Inversión

Las Empresas de Servicios de Inversión (ESI) son empresas cuya actividad principal consiste en prestar servicios de inversión a terceros, con carácter profesional, sobre instrumentos financieros sujetos a la normativa del mercado de valores. En el sistema financiero español, existen cuatro tipos de Empresas de Servicios de Inversión:
  • Sociedades de valores: pueden operar por cuenta ajena o por cuenta propia, realizando todos los servicios de inversión y servicios auxiliares.
  • Agencias de valores: solo pueden operar por cuenta ajena y prestar la mayoría de servicios de inversión (salvo la negociación por cuenta propia y el aseguramiento o colocación de instrumentos financieros). También realizan servicios auxiliares, excepto la concesión de créditos o préstamos a inversores.
  • Sociedades gestoras de carteras: únicamente prestan los servicios de gestión de carteras y asesoramiento de inversión, además de ciertos servicios auxiliares.
  • Empresas de asesoramiento financiero: exclusivamente pueden prestar servicios de asesoramiento en materia de inversión, aparte de algunos servicios de carácter auxiliar.

6. Entidades de Inversión Colectiva de Tipo Cerrado

Pueden ser de dos tipos:
  • Entidades de capital-riesgo (ECRO), que pueden adoptar la forma de fondos o de sociedades.
  • Otras entidades de inversión colectiva de tipo cerrado (EICC), que pueden ser fondos o sociedades. Su objetivo es la obtención de capital de inversores, mediante una actividad de comercialización, para invertirlo en todo tipo de activos, financieros o no financieros, conforme a una política de inversión predefinida.

7. Compañías de Seguros y Reaseguros y Mediadores de Seguros

Pueden adoptar distintas formas jurídicas, tales como sociedades anónimas, mutuas, mutualidades de previsión social, etc. Estas entidades son supervisadas por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones.

8. Planes y fondos de pensiones

Como ya sabrás, se trata de sistemas de ahorro y capitalización que tienen como objetivo proporcionar una pensión a partir del momento de la jubilación. Las aportaciones a fondos de pensiones disfrutan de ciertas ventajas fiscales en España.

9. Fondos de Titulización

Se trata de entidades que transforman derechos de crédito en valores de renta fija homogéneos y estandarizados. Estos títulos pueden luego negociarse en los mercados de valores y ser adquiridos por parte de los inversores.

Tipos de mercados en el sistema financiero de España

En el sistema bancario español o, más propiamente, en el sistema financiero, existen tres grandes tipos de mercados:

1. Mercado de Valores

El mercado de valores es un lugar en el que se pueden negociar diversos tipos de instrumentos financieros, como, por ejemplo, acciones. La supervisión e inspección de los mercados de valores le corresponde, en nuestro país, a la mencionada CNMV. En España, tenemos tres grandes tipos de mercados de valores:
  • De renta fija.
  • De renta variable (las bolsas).
  • De futuros (el MEFF o Mercado Español de Futuros Financieros).

2. Mercado Crediticio

El mercado crediticio español está conformado por los bancos, cajas de ahorro y cooperativas de crédito, como ya hemos visto.

3. Mercado Monetario

Finalmente, en este mercado se mueven tres grandes tipos de activos:
  • Títulos a corto plazo emitidos por el Banco de España. Los suscriben bancos, entidades de financiación y operadores del mercado monetario que, a su vez, colocan una parte entre inversores individuales y empresas.
  • Depósitos interbancarios.
  • Negociación de pagarés de empresa.
Como has podido ver, el sistema bancario español es relativamente complejo y en él concurre una gran diversidad de instituciones y entidades, tanto públicas como privadas. Si quieres saber más sobre este asunto échale un ojo a nuestro Curso de finanzas para no financieros y a nuestro Máster en Value Investing y Mercados Financieros. En un punto destacado, se encuentra el Banco de España como entidad supervisora, aunque con un papel menos protagonista desde la entrada en funcionamiento de la unidad monetaria europea.

Contenido

    Redes Sociales

    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    Redactado por {{ autor.name }}
    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    {{ cat.cat_name }}

    Contenido

      Redes Sociales

      Fuentes y recursos de información

      Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editorial y de verificación de la información para asegurarnos de que sea preciso y confiable.

      Redes Sociales