AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y basada en tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurarlas o rechazarlas haciendo clic en "Configuración de cookies". También puedes aceptarlas todas pulsando “Aceptar todas las cookies”. Para más información, lee nuestra Política de cookies

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES RECHAZAR TODAS LAS COOKIES
CONFIGURAR COOKIES

Bolsa de valores en España: funcionamiento y características

En este artículo veremos cuáles son las características de la bolsa de valores en España, qué tipos de activos cotizan y cómo se puede operar en ella. Además, nos detendremos brevemente en el papel que desempeña la CNMV como organismo supervisor y en las ventajas y desventajas que ofrece el mercado bursátil español. Sigue leyendo para conocer todos los detalles.

¿Qué es la bolsa de valores en España?

La bolsa de valores de España es un mercado financiero en el que se pueden negociar diferentes tipos de activos, tales como:
  • Acciones, que son títulos que representan una parte del capital social de una empresa, otorgando derechos económicos y políticos a su poseedor.
  • Productos derivados: son productos financieros cuyo precio se vincula con el precio futuro de otro activo subyacente. Ejemplos típicos de productos derivados son los futuros o las opciones, pudiendo estar referenciados a una acción, índice, materia prima u otros subyacentes.
  • ETFs o fondos cotizados: son fondos que cotizan en bolsa y que invierten en una diversidad de activos (por ejemplo, en todas las empresas que componen un índice bursátil). De este modo, permiten a los inversores adquirir una parte proporcional de todas las compañías que lo integran, de una forma sencilla y asequible.
  • Renta fija: activos como los bonos públicos o privados, o las obligaciones, representan una participación en la deuda de la empresa o entidad que los emite. Dan derecho a percibir el capital invertido, más unos intereses.
Cuando se habla de inversión en bolsa, lo más habitual es referirse a la clásica inversión en acciones (renta variable), aunque, como acabamos de ver, no es la única opción.

¿Cómo funciona la bolsa en España?

Actualmente, la bolsa de valores española funciona de forma totalmente electrónica, al igual que la práctica totalidad de mercados financieros mundiales. De este modo, los inversores, a través de un bróker o intermediario, introducen sus órdenes de compra o venta en el sistema, que serán ejecutadas tan pronto se encuentre una contrapartida adecuada. Lo normal es que la mayoría de operaciones se realicen de forma prácticamente instantánea. Aunque, tradicionalmente, existen cuatro bolsas en España (Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia), en la práctica no hay una separación en su funcionamiento, ya que están conectadas a través del SIBE (Sistema de Interconexión Bursátil Español) y gestionadas conjuntamente por una empresa privada: Bolsas y Mercados Españoles (BME).

La CNMV, organismo regulador de la bolsa de valores en España

A pesar de que BME sea una compañía privada, la supervisión de la bolsa de valores en España corresponde a una entidad pública: la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Así, este es el organismo encargado de la supervisión e inspección de los mercados de valores españoles y de la actividad de cuantos intervienen en los mismos. Sus principales funciones son las siguientes:
  • Velar por la transparencia de los mercados de valores españoles y la correcta formación de precios.
  • Proteger a los inversores.
  • Tramitar la autorización y registro de entidades que prestan servicios financieros.
  • Supervisar posteriormente a ese mismo tipo de entidades.
  • Prestar asesoramiento al Gobierno y al Ministerio de Economía.
De forma complementaria, la CNMF realiza una importante labor pedagógica y de información de cara a los inversores particulares. Se trata, así, de mejorar la cultura financiera del público en general y prevenir que incurran en riesgos excesivos o se dejen engañar por estafas o fraudes financieros de todo tipo.

¿Cuál es el índice más conocido de la bolsa de valores española?

Como ya sabrás, el IBEX-35 es el índice más importante de la bolsa de valores española. Así, está compuesto por las 35 empresas de mayor capitalización del mercado (capitalización = número de acciones x precio de cotización). Por tanto, su composición puede ir variando en función de la evolución de las distintas compañías, aunque no suele haber cambios de forma habitual. De este modo, algunas de las compañías que forman parte del IBEX-35 son los grandes bancos (Santander, BBVA, Sabadell…), Inditex, Telefónica, Enagás, Indra, Repsol, etc. El inversor particular puede tanto adquirir directamente acciones de estas empresas, como comprar participaciones en un fondo o ETF indexado, que tome como referencia al IBEX-35. Sin duda, esta segunda opción es la forma más barata y sencilla de diversificar una inversión en bolsa española.

¿Qué es el BME Growth?

Además del mercado continuo de la bolsa de valores en España, donde cotizan las compañías consolidadas, también existe el llamado BME Growth, anteriormente conocido como Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Según su página web oficial, se trata de «un mercado orientado a empresas de reducida capitalización que buscan expandirse, con una regulación a medida, diseñada específicamente para ellas y unos costes y procesos adaptados a sus características.» En principio, es un mercado abierto a empresas de cualquier sector de actividad. Sin embargo, a día de hoy, existe una mayor presencia de compañías de sectores tecnológicos, biotech y salud, ingeniería, telecomunicaciones y energías renovables, además de SOCIMIs.

¿Por qué invertir en bolsa? Ventajas y desventajas

La inversión en la bolsa de valores de España presenta los mismos pros y contras que cualquier otra inversión bursátil. Así, las ventajas más importantes son las siguientes:
  • Potencial de rentabilidad: aunque el IBEX-35 no haya sido históricamente el índice de mayor rentabilidad sostenida (si lo comparamos, por ejemplo, con el S&P 500), lo cierto es que ha tenido etapas de gran crecimiento.
  • Ingresos pasivos: si se invierte en empresas que reparten dividendos, puede recibirse un flujo regular de ingresos pasivos.
  • Liquidez: las bolsas son mercados muy líquidos, en los que se pueden ejecutar las compras y ventas en cuestión de segundos (salvo casos excepcionales).
  • Diversificación: ya sea de forma directa, mediante una cesta amplia de acciones, o a través de fondos o ETF, la inversión en bolsa permite diversificar la cartera en todo tipo de sectores y empresas. No obstante, para añadir diversificación geográfica y de divisas, es imprescindible combinar la inversión en bolsa española con otros mercados (tanto desarrollados, como emergentes).
Desde el punto de vista de las compañías cotizadas, la bolsa es una excelente forma de obtener financiación para desarrollar sus actividades y afrontar su crecimiento futuro. En lo que se refiere a las desventajas, hay que destacar las siguientes:
  • Riesgo de pérdidas: además de no cumplirse las expectativas de rentabilidad, es perfectamente posible experimentar pérdidas parciales o totales respecto del capital invertido.
  • Volatilidad: las variaciones de precios pueden llegar a ser bastante rápidas y bruscas, especialmente en determinados valores.
  • Gastos y comisiones: invertir en la bolsa de valores en España conlleva el pago de diversos gastos y comisiones. Así, además de la comisión del bróker, hay que hacer frente a los cánones bolsa que exige BME por cada operación.
Tienes más detalles sobre esta cuestión en el artículo que dedicamos a explicar las ventajas y desventajas de invertir en bolsa. En definitiva, el funcionamiento de la bolsa de valores en España es similar al de cualquier otro mercado financiero del mundo, en el que es posible encontrar buenas oportunidades de inversión para construir una cartera diversificada. No obstante, hay que recordar que es imprescindible incorporar activos de distintas áreas geográficas, países y divisas, además de combinar la renta variable con otros tipos de activos (renta fija, inmuebles, inversiones alternativas, etc.).

Contenido

    Redes Sociales

    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    Redactado por {{ autor.name }}
    {{ date(post_wp.post_date) }}
    {{ time(post_wp.post_date) }}
    {{ cat.cat_name }}

    Contenido

      Redes Sociales

      Fuentes y recursos de información

      Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editorial y de verificación de la información para asegurarnos de que sea preciso y confiable.

      Redes Sociales